5/03/2005

Una más y nos vamos (6)

Javier y Víctor siguieron tomando un rato más con las cervezas que quedaban aún en el último cartón. Cristina prefería no estar ahí con ellos, pero debido al estado de su esposo estaba sentado junto a él. Fue poco tiempo así, ya que Víctor estaba demasiado borracho y sucedió que mientras platicaba con el Charal se empezó a quedar dormido en el sillón como un niño que se desvela en una fiesta de adultos.
Cristina vio esto y le dijo a Javier si le ayudaba a llevarlo a la cama para que ahí se durmiera. Javier lo cargó por debajo del brazo izquierdo y Cristina del derecho y lo llevaron de "crucito" hasta la recámara donde la pareja dormia, lo acostaron sobre la cama y le quitaron los zapatos; Crisitna tomó una cobija del ropero y lo tapó. Ambos salieron del cuerto evitando hacer ruidos fuertes para no despertarlo.
Regresaron a la pequeña sala, Javier tomó la cerveza que aún tenía más de la mitad.
- Me acabo ésta y me voy - Le dijo a Cristina que lo veía aún displicente. De repente recordó lo que Javier le dijo mientras su marido fue a la tienda la primera vez: Te amo. Esto era ilógico, ¿cómo podía amarla después de que más de seis años habían pasado desde que anduvieron?, cómo. Recordó brevemente la forma en como terminaron... fue por la misma razón, él le dijo que la amaba... no la quería, la amaba y eso a ella no le gustó; no en ese tiempo, le dió miedo y por eso terminaron. Después fue Víctor quien se lo dijo, ya no sintió miedo, sino algo parecido a lo que él sentía... pero ahora volvía a escuchar esa misma frase de Javier después de muchos años.
Estaba pensativa y no vió cuando Javier se acercó a ella. La miró de frente, viendo sus ojos y de pronto la besó. Fue más la situación que el sentimiento, ella correspondió el beso por una inercia que surgía en ese momento dejando de lado a sus sentimientos por Víctor. Siguieron besándose hasta que lo inevitable pasó...
Ella recogió el vestido que estaba en el piso mientras él se ponía los zapatos y se levantaba para irse. La besó de despedida y salió a la calle. Cristina se paró, pensó en lo que había pasado y sintió que algo había cambiado mientras veía a su esposo en la cama aún dormido después de todas las cervezas.

1 comentario:

sat7dave dijo...

¿lo inevitable pasó? qué es eso... qué frase? Dios!!!!

No es el tipo de lectura que acostumbo pero... tiene un cierto toque, creo que algunas referencias algo cómicas son el motivo de que me enganche.

Los persoanejes y lo que ocurre es algo predecible, no se...

Se que es el tipo de lectura que te gusta y eso pero... no me convence del todo. Hay algo...mmmm... no se... creo que se excede de popular.

Luego hablamos