5/21/2005

Una mirada. (2)

La primera vez que le ví, supe de inmediato que era él. Era un día normal como cualquier otro, esperaba con calma a que mi marido regresara del baño cuando él se acercó. Lo observé y él sin más se sentó. Comenzó a contarme sobre ciertas cosas que no entendía, asaltos, drogas y más que sin duda aseguraba que mi marido hacía... no podía creerle, era ilógico lo que decía. Conocía a mi marido desde hacía ya diez años, era imposible que no supiera lo que hacía. Trabajaba en el banco, era gerente de no sé qué, pero era muy importante lo que hacía. Siempre tenía dinero para lo que quisieramos, era un buen hombre.
Él llegó del baño, el tipo se paró como si nada y desenfundó un arma, le apuntó a mi marido y hubo un momento en que ambos se miraron. El desconocido disparo a mi marido que se desplomó del impacto. Se armó un gran alboroto. Aparecieron policías de todos lados cubriendo al asesino que tranquilamente sacó su placa y dió instrucciones al gerente del restaurante. Se acercó a mí y me mostro su identificación; dijo que necestaba mi ayuda y que me trasladarían al ministerio público.
Rendí mi testimonio de lo que ví; supé que lo que le habían disparado era un narcótico, no corría daño mi esposo. Me enteré de todas sus actividades en el "banco", lavar dinero y venta de narcóticos, era traficante que encubría todo con su negocio. Mi imagen de él se desmoronó. Lo aborrecí.
De pronto pasó un tiempo en el que no supe nada más de él, hasta que después del juicio lo ví. Me saludó y me dio su pesame por la sentencia de mi esposo. Sentí otra vez eso que sentí cuando llegó a mi mesa y habló de cosas que no tenía idea. Nuestras miradas se cruzaron una vez más y me dió su teléfono por si algún día necesitara algo no dudase en llamarle. Supe que era él, el hombre de mi vida.

2 comentarios:

sat7dave dijo...

Qué? qué? supe que era el él hombre de mi vida....??!!!

que onda con eso... siento que es un final presionado, tal vez establecido desde el principio pero sin conexión cn el resto de la historia

Minako Asuka dijo...

Oye, me gustó mucho la narración; primero por parte del policía, y después, por parte de la esposa; esa dinámica de escribir es muy buena, felicidades, chiquillo. Por otro lado, si es presionado ese final, eh... ja ja ja... aunque no siento que sea el final... Bueno, de todas maneras, muy bueno el mini-mini-cuento :)